ensayos


El Arte conduce a lo esencial

Fecha: 6 May 2014 / Isolda Hurtado

La Asociación Nicaragüense de Escritoras (ANIDE), celebra su carácter plural y su visión propia desde una posibilidad cultural democrática e integral cuando se aproxima a sus 14 años de existencia. Somos doce sus fundadoras. Felizmente tuve la oportunidad de dirigirla en la dirección ejecutiva desde su inicio tras gestionar su primer programa cultural de los años 2000 al 2011. A partir de entonces, asumimos la presidencia de la junta directiva y la vicepresidencia del período actual.

En mi carácter personal, me propuse un desafío inusual desde la Sociología como era contribuir a desarrollar y consolidar una institución en beneficio de las mujeres escritoras nicaragüenses en toda su diversidad de orígenes, edades, pensamientos, estilos y voces y lograr aproximar su magnífica contribución al acervo literario nacional y universal. Convoqué entonces a la imaginación, al pensamiento tenaz, a la exquisitez de la ética y a la excelencia estética considerando contextos de mayor equidad.

Conjugamos sin demora el aporte intelectual de las ideas y las opiniones en un equipo directivo desde donde trazamos la línea única de la transparencia y donde prevalecen decisiones por consenso apostando por la justa armonía. Contribuimos a ampliar los espacios existentes hacia nuevas formas de intercambio cultural y a multiplicar las ocasiones de diálogo ante distintos interlocutores. Algunos mitos discordantes fueron derribados. Hoy, nos alegramos de los logros y colores reconocidos de esta experiencia en el continente.

A pesar de las buenas nuevas, amigas y amigos, el ambiente contaminado se enrarece cada vez más y se extinguen los animales y la rosa, muere. La ambición extiende su ramaje entre las multitudes aturdidas sin tiempo para el beso alejándose el entendimiento necesario para concertar apremiantes temas de la especie. Continúa un temblor, a veces, apenas perceptible. Se instala la supremacía del ego. Egos por todos lados imponen obtusas visiones a las cosas esenciales y simples, disgregando voluntades. Confabula la clase política por llegar al poder y perennizarse ahí, como también se extienden las discrepancias entre las distintas fuerzas y predomina la ambición, el control de pocos sobre muchos y apenas puede la tierra resistir los embates del desenfreno.

Los gobiernos de distintos signos en nuestros países, alejan o ausentan la disposición de recursos que demandan los sectores artístico-culturales por siempre dejados en la cola del vagón. Se comprime el tema cuando algunos organismos internacionales se retiran agraciados de tanta diversidad cultural sin lograr persuadir a nadie de su ansiada panacea de la auto-sostenibilidad para el arte colectivo, impoluto a plagas mercantiles.

El gris cede tonalidades a la luz y en la segunda década del siglo XXI surgen muestras que animan la estancia, especialmente cuando tanta humanidad joven alerta resguarda la selva, el agua y los cielos y en bandadas desafían instalar justos equilibrios en instituciones vitales para la vida de un Estado en democracias recientes. Quizás le sea propicio a ciertos partidos gobernantes del hemisferio descartar su estilete de mando a veces reñido con derechos inalienables de la más pura libertad de pensamiento y acción necesarios para crear los consensos clamados por poblaciones enteras de las sociedades contemporáneas.

Las reservas de los bancos y las inequidades son antagónicas. La miseria se extiende junto al dolor de una corona de espinas. Los fundamentalismos religiosos como los ideológicos desangran a naciones enteras sin visos de pronta resurrección. La corrupción densa y oscura se riega como torrente sucio por los cuatro puntos cardinales y la muerte atemoriza a la vuelta de la esquina. Escuadrones de la ira detonan frecuente la angustia. Solitarias y horrorizadas las mujeres mueren sin voz o mancilladas reclinan su naturaleza tras alguna esperanza. Pero entre la penumbra, hay un florecimiento de la lucidez, mentes transparentes como la ética, bondades que parecieran poder contrarrestar el egoísmo y contribuir a sanar las heridas de la intolerancia.

La paradoja se extiende cuando el Arte y la Cultura se imponen por sí mismas para atraer los mayores consensos a través de la historia de la humanidad y en nuestro país, los medios de comunicación eliminan a la Literatura y otras manifestaciones creativas en sombría competencia con el asfalto teñido de sangre de la carnicería desatada. Competencia reñida también con la farándula del gran espectáculo, frívola expresión de una civilización en decadencia sumida en el desencuentro y la soledad de redes infinitas. Parecieran ignorar la intrínseca relación del Arte y la Cultura con el desarrollo humano integral y la bienandanza de las naciones.

Rápido ojalá, la evolución prosperara hacia nuevos y mejores entornos que el Arte es capaz de conceder tras el encuentro en la creación del ser humano consigo mismo y su identificación con el universo. Ojalá llegara el momento en nuestras sociedades cuando la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres alcance los méritos suficientes para construir juntos sin demora un planeta mejor.

Se va escribiendo la vida mientras se vive y se deja en las cosas que se escriben. La imaginación inaugural levanta la cosecha y sigue una nueva siembra.

________________
Publicado en:

http://www.confidencial.com.ni/articulo/17355/el-arte-conduce-a-lo-esencial
6 Mayo 2014